¿Loco?¿Yo?

La escena la vimos muchos. En un momento de “Batman. El caballero de la noche”, el Joker le dice a su interlocutor que aquél se identifica con el perro que corre tras el auto. Y añade: “No sabría qué hacer con él, si lo pillara”.

Mi reacción (llena de admiración por el guión y la actuación) fue: “¡Qué tipo más deschavetado (delirante)!”

Sólo muchos años después, empiezo a percatarme cómo muchos vamos por la vida buscando el poder o el dinero, para luego, como esos mismos perros (o el Joker), seguir corriendo detrás de otros autos